Como ya es bien sabido, a través de la historia universal siempre ha existido una predominante influencia religiosa sobre el comportamiento individual en gran cantidad de naciones, moldeando así el pensamiento colectivo y la actividad  social con premisas religiosas. El pecado ha jugado un rol importante en los parámetros de comportamiento para así prevenir vicios sociales “los Siete Pecados Capitales son todas aquellas trasgresiones fatales para el progreso espiritual”. Estos pecados se han tomado como referencia de la ansiedad extrema y cómo ésta puede afectar peligrosamente el comportamiento social de cada individuo desde la fuente primaria de sus vicios… son siete las actitudes que han demarcado dicha ansiedad individual, las mismas se resumen a continuación: 

1.- Gula: voracidad de consumo de sustancias ingeribles.

2.- Ira: irritabilidad desmesurada.

3.- Lujuria: necesidad desesperada por placer sexual y acto sexual per se en exceso.
 
4.- Vanidad: extrema vanagloria hacia la apariencia física de sí mismo y la necesidad de ser visto como tal.

5.- Envidia: deseo incontrolable por los logros y posesiones de otras personas.

6.- Avaricia/codicia: avidez desmedida por grandes cantidades de dinero, oro y objetos lujosos sin propósito útil.

7.- Pereza: ausencia de ganas… extrema depresión, aislamiento y falta de voluntad para hacer cosas productivas e importantes para sí mismo y para los demás. 

En la actualidad, una nueva conceptualización de los pecados capitales puede ser representada por actividades cotidianas que se ha fijado en sí como una nueva forma de entender el mundo, la ideología y las tendencias sociales… de esta forma, surge una pregunta importante ¿Hay conciencia del impacto de nuestras actitudes? ¿Podría estimarse entonces que el estatus qúo comunitario es una forma resultante de la actividad individual? Independientemente de que, en primera instancia, en épocas remotas, estas actitudes de ansiedad y depresión desenfrenada hayan sido adoptadas por la iglesia católica como “pecados que atentan contra el bien individual y común”… actualmente, pareciése que éstas han dejado de percibirse de tal forma para colocarse en el lugar de actividades regulares que no tienen mayor impacto en la sociedad.     

El año 2016 fue un año determinante en torno a hechos sociales, dadas las condiciones políticas, económicas y culturales, que desprendieron y motivaron distintos comportamientos por parte de la población venezolana. Desde el incremento de la pobreza, el hambre,  la violencia y el detrimento de la calidad de vida. Las expresiones artísticas presentadas en el transcurso del mismo, no descartaron estos hechos.

La raíces del pecado yacen primordialmente en el miedo, definido como la agustia por un daño, real o imaginario, que puede suceder contrario a lo que se espera y que a su vez  trae como consecuencia un estado de agitación e inquietud. Surge entonces la aparición de la culpa como una imputación, ya sea de un agente externo o desde el mismo individuo ante la falta cometida y finalmente la consideración del pecado. Este puede ser tomado como la falta ante una disposición religiosa o, en un sentido alineado al hecho social, como un hecho que se aparta de lo recto y lo justo.

En una sencilla relación de causa y efecto, esto puede evidenciarse de la siguiente manera:
 
Miedo > Ansiedad > Culpa > Pecado

En este sentido, esta propuesta fotográfica plantea la necesidad de hacer voz sobre lo que se considere recto y justo desde el mismo individuo y su impacto extendido al hecho social, descartanto el influjo de la ideología religiosa y enfocándose en la escasez mental y económica, bajo el contexto de “situación: país en crisis”,   como un factor punitivo que toma dimensiones más complejas, que sobrepasan los límites del autocuestionamiento para dar cabida a las manifestaciones conductuales en la sociedad


 

Fotografía y dirección artística:
María Laura Barrios
(FB) María Laura MLaura
(Ins) @resenartemlaura

Producción:
Pérez Vargas Rafael
@raffa_vgs

Intervención fotográfica:
Jorge Jorge Andres Rojas Rodriguez @un.mimo

Veriuska Oropeza Cedeño @veriuskao

Videoarte:
Daniel Dannery
@ddannery

Colaboradores Dirección Actoral: Carlos Fabián Medina @fabianmedinae

Alexander Malinowski @malinowskialex

En esta serie participan los talentos: Laura Gardié
@lagardie

Martín Moreno
@martinmorenod

Shakti Maal
@shaktimaal

Carlos Fabián Medina,

Christopher Hernandez
@chrislion_

Freddy Velásquez
@fredvelasquez8

Mary Duartte
@maryduartte7

Gabriel Agüero
@gaboaguerom

Leidy Bernal
@leidybernal19

Darwin Aristigueta
@darwin_aristig

Raquel Zapata
@raquelzapatam

Dario Gonzalez Suarez @dariodurisimo

Anibal Perales
@alpr94

Hernan Garrido
@hachegarrido

Rafael Pérez Vargas

Presentador:
Alberto Gulin
@albertogulin

Gracias a la Fundación
Reflejos de Venezuela
y al Centro de Creación
Artística TET por su infinita colaboración.